Imprimir
Categoría: Historia
Visto: 2377

 

En el Libro de Fábrica de la Parroquia de San Jorge de Golosalvo (1734-1824), custodiado en el Archivo Diocesano de Albacete, Don Sebastián Viala Sotto, cura por aquel entonces en esta parroquia, cuenta la crónica de cómo se costeó y llegó la imagen de San Jorge a nuestro pueblo; dice así:

 

            "Apuntamiento y memoria para los venidores del tiempo que ha que se hizo la ymagen del señor San Jorge, su coste y de qué propios se costeó dicha ymagen.

            Habiendo venido a este lugar de Golosalbo yo, don Sebastián Viala Sotto, presbítero, beneficiado y cura propio de esta Parroquial. Saviendo que el titular y patrono de esta yglesia es el glorioso martir el señor San Jorge, y visto que en ella no avia ymagen suia, desde luego solicité mover los ánimos de los moradores de este pueblo para que contribuiesen con limosnas por ser esta fábrica mui pobre, para el coste de una ymagen de dicho martir glorioso; y desde luego con mucho gusto y contento, todos los vecinos prometieron que para mayor vrevedad labrarian y barbecharian un bancal que tiene propio esta yglesia de diez almudes, entre los dos caminos de Nabas, pondrian la simiente, sembrarian y recogerían la mies, la trillarian y limpiarian el grano que de dicha siembra saliese; Y poniendose por obra lo prometido, de la primera siembra sobre rastrojo se recogieron cinquienta y quatro fanegas y media de xeja; y viendo ya caudal bastante se encomendó la ymagen del señor San Jorge que oy está en esta yglesia, la cual se executó y fabricó en la ciudad de Murcia por mano de don Francisco Salcillo, esculptor y estatuario de dicha ciudad, y el precio que llebó por dicha Santa Ymagen fueron cien pesos, que según ahora está la moneda, son mill y quinientos reales de vellón y cinco pessos mas se le dieron al dicho esculptor para los brazos de andas, para el cajón en que avia de venir el Santo y para las demás cosas necesarias para que viniese y se condujese con la maior seguridad y custodia dicha Santa Ymagen. Se concluió y acabó de hacer el día veinte y quatro de mayo del año de mill setecientos y quarenta y dos, y el día veinte y siete de agosto de dicho año, partimos de este lugar para dicha Ciudad de Murcia a traher dicha Santa Ymagen, dando sus mulas y galera para dicho efecto, Anna Cebrián, natural de Fuentealvilla moradora de este de Golosalbo, viuda de Pasqual Pérez Contreras; fuimos a traherle yo dicho cura, Roque Pérez Cebrián, hijo de dicha Anna Cebrián, y Pedro de Cuenca, mozo de labor de la dicha; y habiendo tenido feliz viage, entró el Señor San Jorge en Golosalbo el dia seis de septiembre de dicho año, con repique de campanas, y con mucho regocijo del pueblo y el dia treinta de dicho mes y año se hizo la colocación de dicho Santo, llebandolo desde mi casa a su yglesia en procesión mui solemne y festiba a la que concurrieron varios de la contorna con que se hizo mas numerosa, disparando en ella la soldadesca repetidos tiros y otras invenciones de fuegos que traxo la devoción, haciendola más vistosa, y a la noche huvo luminarias y se disparó un castillo de póvora, fabricado con mucha idea e invención, también a costa de los devotos de este pueblo, siendo general el regocijo. Todo esto se hizo el día del señor San Miguel en la tarde, y al día siguiente que fue el día treinta se le hizo al Santo su fiesta, que se trasladó por esperar a que la Santa Ymagen viniera, en la que manifestó todo el pueblo la gran devoción que a su patrono profesa.

Siendo maiordomos de ella: Pascual Pérez Gómez y Benito Pardo Villanueba y Alcalde de dicho año, Jorge Pérez, mancebo, hijo de dicho Pascual Pérez. He hecho este apuntamiento para que a los venideros conste la devoción de sus maiores y antipasados, y con su exemplo se animen a hacer cosas maiores en honrra y venerazión de tan gran Santo a aumento de sus cultos, para tenerle obligado a que les asista faborezca y ampare en todas sus tribulaciones, necesidades y aprietos, como no dudo le tendrán todos muy propicio, dandose el Santo por muy obligado de las finezas de sus devotos. Dios les de a todos por la intercesión del señor San Jorge, el premio de sus limosnas, dandole muchos augmentos espirituales y temporales, muchos auxilios de grazia, y después de una larga vida en paz, salud cumplida y limpia concienzia, la vida eterna de la gloria. Amén.

 

Don Sebastián Viala Sotto"

 

 

Fuente: "Francisco Salzillo y la escultura salzillesca en la provincia de Albacete" de Luis G. García-Saúco Beléndez. Instituto de Estudios Albacetenses.